¿Quién puede rebatir a Andy Warhol cuando dice que “hacer dinero es arte”? ¿O a Marcel Duchamp cuando planta un urinario sobre una peana y lo presenta como una obra de arte? O los animales disecados de Damien Hirst, o la mierda de artista envasada de Piero Manzoni… Sergio se ha hecho con una codiciada pintura para su particular colección. El problema es que donde él ve una muestra sublime de arte contemporáneo, Marcos advierte un simple lienzo en blanco mientras Iván le resta importancia a la polémica.

Compartir